El terror de caminar por avenidas

Todos lo hemos sentido. El efecto de inminente “aplastamiento”, algo a lo Indiana Jones perseguido por la piedra, a lo Terminator cuando Sarah Connor lo mete en la compresora.  Mirás para la izquierda, gente, para la derecha, gente. Encima hay gente que lleva sucesiones de su código genético (que para abreviar, llamaré “niños”) tomados de la mano, que gimotean, griten, corren, y si por casualidad, te llevan puesto y se caen al piso, la gente que tenés a tu izquierda y derecha, te miran como si fueras la peor persona que pisó la puta Tierra. Pendejos de mierda…

Ojalá fuera solo ésto, pero hemos de meter en la bolsa a los volanteros, que si no los esquivas bien son capaces de aflojarte un riñón con tal de que te enteres que en Los Zorzales hay pasta libre. Otros coloridos personajes son los vendedores ambulantes, una escoria que tiran sus productos berreta en el MEDIO DE LA VEREDA…como si no tuviera ya suficiente con la cantidad atroz de humanidades que me consumen el oxígeno por doquier, sino que encima tengo que tener cuidado de no pisar los gorritos de lana de esos pseudo-hippies.

Luego, también existen esos seres ajenos al tiempo y espacio que se paran en las vidrieras en grupos, cual zombies, a ver X pelotudez que tengan frente a sus narices; clásico ejemplo del forro que se le ocurrió salir a pasear por Av. Santa Fe a las 3 de la tarde un sábado…ah, y ojo si tienen niños y te los llevas puestos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El terror de caminar por avenidas

  1. agustin dijo:

    notaste q los campos obligatorios para dejar un comentario son los de nombre y direccion electronica pero no el de comentario?

  2. marce316 dijo:

    jajajajaajaja, no, nunca me fije

  3. Manu dijo:

    Bueno decidido, me voy a hacer mi blog tmb. Soy como un chico que se entusiasma cuando al amiguito del jardín le compran el Megazord y le rompe las bolas a sus viejos para que se gaste 100 mangos convertibles en comprarle uno a él y se larga a llorar hasta que se lo compran.

  4. marce316 dijo:

    La diferencia es que el Megazord a esa edad (primaria para mi, no jardín…viejo choto que soy) es algo tan necesario como el oxígeno, y el gobierno de la ciudad debería sacar planes de compra del susodicho juguete. AND THAT´S THE BOTTOM LINE CAUSE MARMO SAID SO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s